Nuestros valores

Toda comunidad y organismo tiene sus prioridades, conceptos y valores internos que le mueven. Aquí encuentras los nuestros. Si algo te causa interrogativas o dudas con gusto atendemos a tus preguntas. Escríbenos con confianza a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

01. Estamos convencidos que Dios quiere que todo ser humano viva conectado en un vínculo con Él. Por eso nosotros queremos establecer y mantener buenas relaciones con todo ser humano, incentivándole a iniciar y desarrollar su vínculo con el creador.

02. Estamos convencidos que Dios creó al ser humano y lo dotó para servirle. Por eso animamos a todo hombre y mujer a servir según sus dones y capacidades a su creador sin ser su estado de vida o su grado de fe el requisito prioritario.

03. Estamos convencidos que la iglesia es una comunidad de gente renovada por Dios con el propósito de guiar a otros hacia esa renovación. Por eso nuestro mayor esfuerzo está centrado en cumplir este gran desafío que Él nos encomendó.

04. Estamos convencidos que en todo lo que hacemos y decimos, nuestra lealtad es a la verdad y la gracia. No buscamos el punto medio ni el equilibrio entre las dos sino ambas en su totalidad. Nos sentimos comprometidos a predicar las verdades de la Biblia y a tratar a todos con la misma gracia y misericordia con la que Dios nos trata.

05. Estamos convencidos que el servicio es igual que la enseñanza, un elemento indispensable para el desarrollo espiritual de cada cristiano. Por eso animamos a servir y descubrirse en las diferentes áreas de nuestra iglesia, procurando mantener como congregación una actitud y una atmósfera que permite el experimentar y tolera errores.

06. Estamos convencidos que “adorar” es el sentido de nuestras vidas como su creación. Por eso incentivamos a toda persona a vivir “adoración” como un estilo de vida.

07. Estamos convencidos que la fuerza gravitacional de toda religión lleva a cumplir leyes en vez de a construir relaciones. Por eso nos distanciamos de toda religiosidad, legalismo y moralismo para fomentar una relación verdadera con Dios, la iglesia y los demás.

08. Estamos convencidos que nadie puede agradar a Dios por sus propias fuerzas (es por Su gracia). Creemos que no es nuestra disciplina sino su obra en nosotros. Por eso no incentivamos el “hacer” o “dejar” sino el “buscar” y “entregar”.

09. Estamos convencidos que el anhelar “santidad” y perfección debe ser el sentir común de cada cristiano. Como Dios es santo y perfecto también cada cristiano debe anhelar serlo.

10. Estamos convencidos que al igual que el perdón, la vida eterna, la presencia de Dios en nuestros corazones y el pertenecer a su familia, también la “santidad” es solo por Su gracia. Por eso confiamos en el plan y calendario de prioridades que Dios tiene para cada uno en individual y no en la autodisciplina.

11. Estamos convencidos que el buscar excelencia debe ser el sentir común de cada cristiano. Porque Dios se merece lo mejor, cada cristiano debe dar y anhelar la mayor calidad en todo lo que hace para Él.

12. Estamos convencidos que las metas solo se alcanzan como equipo. Por eso no buscamos nuestro bienestar como miembros sino el avance y la fortaleza del cuerpo completo.

13. Estamos convencidos que Dios en la Biblia marca los límites para nuestras vidas y que dentro de esos límites el cristiano goza de plena confianza y libertad.

14. Estamos convencidos que como cristianos no solo debemos hablar donde la Biblia habla, sino también callar donde la Biblia calla.

15. Estamos convencidos que cada iglesia debe vivir en relevancia a su entorno y origen. Creemos que cada cultura y generación puede y debe buscar su propia forma adecuada de vivir su fe y de expresar su relación con Dios sin derecho a condenar otras.

16. Estamos convencidos que el potencial de cada cristiano solo puede ser liberado en la comunión con otros. Por eso creemos indispensable para la unidad, comunión, el apoyo, el discipulado y así el crecimiento espiritual, el ser parte de una célula casera (grupo pequeño).

17. Estamos convencidos que la iglesia también como organismo y organización requiere del compromiso personal de cada miembro. Por eso nuestros miembros son personas que reconocen su responsabilidad ante Dios y sus hermanos de aportar con sus dones, su tiempo y su dinero para el beneficio de "la causa" y nuestra iglesia local.

18. Estamos convencidos que todo aporte a la iglesia debe nacer de la convicción propia y voluntaria de cada uno. Por eso no elevamos cuotas o diezmos ni controlamos las ofrendas que cada miembro da.

19. Estamos convencidos de que Dios busca restaurar al hombre como pilar y líder en su hogar para así bendecir su matrimonio, familia y entorno. Por eso nuestro enfoque está en guiar y desafiar al hombre a tomar el lugar que Dios le ha asignado.

Julio del 2008, CityChurch Hamburg – Iglesia Hispana, versión actualizada de mayo del 2014


Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.